La postura, la clave en la meditación

En los últimos tiempos escuchamos con bastante frecuencia un gran entusiasmo por el Mindfulness (Ver artículo ¿Quieres mejorar tu salud, practica Mindfulness) y demás actividades contemplativas. 

Cuando observamos a alguien meditando pareciera una actividad demasiado fácil. Y tampoco es tan difícil. No obstante, lo más importante es lograr la postura idónea que nos ayude a estar el tiempo necesario.

Meditación es el delicado equilibrio entre relajación y atención. Para lograr la adecuada postura psicológica, debemos conseguir la adecuada postura física.

En la filosofía oriental siempre escucharemos que la postura será ni muy recta, ni muy relajada. Justo en el camino medio.

Los maestros dicen:

«Si creas una condición auspiciosa en tu cuerpo y en tu entorno, la meditación y el conocimiento se presentarán automáticamente»

Lo que pase en el cuerpo afecta nuestra mente. Por eso debemos encontrar una postura que nos facilite la quietud. Por tanto, la invitación es a sentarse con la majestad y firmeza de una montaña. 

De hecho se habla que la postura de meditación es una metáfora de la vida. Es una actitud que no solo debiéramos aplicar a nuestra sesión de meditación sino también a la vida.

“Permanece quieto como una montaña y fluye como un gran río.” Lao Tzú

Cuando pensamos en una montaña, lo importante es visualizar su gran majestad, su enraizamiento. La montaña es imponente y se mantiene firme y estable no obstante, los vientos y la diversas inclemencias del clima. Y como menciona Lao Tzú, nuestra postura psicológica se debe centrar en fluir. En soltar tensión física, emocional. No nos quedamos en el malestar. Fluimos a través de lograr observar y soltar los pensamientos.

No necesariamente debemos alcanzar una postura de loto, muy frecuente en los estudiantes más avanzados de yoga. Importante que nos sentemos con las piernas cruzadas. Así nuestro cuerpo logra expresar la unidad de la vida y la muerte,  lo femenino y lo masculino, el yin y el yan.

Cuando nos decidimos a meditar encontramos resistencia de nuestra mente. La mente ordinaria que controla todo, quisiera también controlar este momento de contemplación y como no estamos acostumbrados a la postura, aparece el malestar físico.

El gran consejo es entender que “Todo es temporal”. Tratemos de resistir esa tendencia de la mente a huir de lo que no le gusta, de lo que le aburre y perseverar en la postura. Llenarnos de ánimo y decirnos “No nos resistimos y no nos rendimos”. Esto nos ayudará a mantener la postura los cinco, diez o más minutos que hayamos determinado para nuestra sesión de meditación.

A continuación Cinco (5) Consejos para una postura adecuada de meditación:

  1. Piernas Cruzadas. Sino tienes limitaciones físicas, trata de meditar con las piernas cruzadas. De esta forma integras todo tu cuerpo y todas las polaridades a tu sesión de meditación.
  2. Ojos abiertos o cerrados. Encuentra como funciona mas tu atención. Algunos se duermen cuando cierran los ojos, por tanto lo mejor es que los dejen entreabiertos o mirando un punto fijo frente a ellos.
  3. Espalda recta pero sin tensión. Recordemos la postura es alta, digna.
  4. La cabeza. La barbilla hacia adentro para que nuestra nuca no se canse y buscar que los hombros estén lejos de las orejas.
  5. La manos sobre los muslos. Las palmas hacia abajo como símbolo de conexión interior o hacia arriba en señal de compenetración con algo superior

Cuando encontramos la postura adecuada hemos logrado superar más del 50% de las dificultades a la hora de meditar. Con una buena postura, el siguiente paso es enfocarnos en la distracción. De esta forma hemos superado el primer gran obstáculo.

¿Cuál consideras tu que es es la postura que te resulta más idónea a la hora de meditar? Comparte tu punto de vista.

Si te ha gustado el artículo, compártelo, la mayoría encontramos dificultades en la postura a la hora de meditar y estos consejos podrían ayudar en esos primeros pasos en la meditación.

Hasta pronto

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *