¿Quieres mejorar tu salud? Practica Mindfulness

No es un secreto que el estrés crónico es la reacción biológica que mayor incidencia tenía sobre la salud de las personas. Científicamente, el estrés está siendo relacionado como el origen de enfermedades tales como el estreñimiento, la gastritis, el insomnio, la fibromialgia, enfermedades respiratorias, enfermedades auto inmunes y el dolor crónico en general.

¿Y por qué esa relación tan directa entre estrés y salud?. Especialistas, médicos y científicos concluyen que la salud mental tiene un componente crucial en la salud en general. Esto significaría que una mente desbordada, estresada y agitada tendría una relación rigurosa con un cuerpo enfermo.

Con los años se ha establecido que la salud en general depende de las siguientes dimensiones: Física, Mental, Emocional, Social y Espiritual. Vemos que en nuestro mundo occidental le damos toda la prioridad a la dimensión física y tal vez descuidamos las otras cuatro dimensiones.

Creemos que al cuidar nuestra alimentación y hacer deporte, estamos garantizando una buena salud. Pero no estamos considerando como nuestro estado mental, emocional y social tienen igual importancia en la salud global.

Hay evidencias científicas donde en muchas ocasiones la estabilidad mental, emocional y social tienen una incidencia mayor que la misma actividad física y la alimentación.

Caso Roseto, la conexión humana lo más importante

Recordemos el caso Roseto en Pennsylvania. En los años 60´s los investigadores posaron sus ojos sobre el caso de esta población. Resulta que la gente moría de vieja y no por otro tipo de enfermedad. De hecho, antes de los 75 años nadie sufría de afecciones cardíacas. El porcentaje de personas con este tipo de afecciones en Roseto era la mitad de la media del resto del país.

Ante los bajos indicadores de enfermedades cardíacas,  revisan la actividad física y encuentran que son personas sedentarias. Analizan sus hábitos alimenticios y ven que por ser un pueblo de ascendientes italianos su alimentación es a base de pizza, pastas, salami y peperoni. Pensaron que podría ser un factor genético, pero las personas originarias de Roseto en otros lugares del país y del mundo habían perdido los excelentes indicadores coronarios.

Cuando se adentran en los hábitos sociales de este grupo humano, encuentran algo muy interesante. Era un pueblo que se esmeraba por conservar su tejido social. Se visitaban mucho. Cuando se encontraban en la calle se detenían a conectar con los demás.

Era habitual que tres generaciones vivieran bajo el mismo techo. Por tanto la gente se sentía acompañada, valorada e integrada. De esta manera, su riesgo de sufrir de estrés social como lo experimentaban en otras regiones del país, era realmente muy bajo.

Si bien es un caso que tiene casi 60 años de estudiado, está vigente para evidenciar que la salud es mucho más que tener una buena alimentación y realizar ejercicio físico todos los días. La salud es una ecuación donde inciden muchas variables.

 

¿Qué aporte tendría el Mindfulness a esta visión integral de Salud?

1. Ayuda en la construcción de estados mentales favorables. Está comprobado que cultivar estados mentales de serenidad y ecuanimidad contribuyen a la disminución del estrés y mantienen activo el sistema inmune.

2. Mejora la conexión humana. A través del entrenamiento Mindfulness, recuperamos la conciencia plena o atención plena para conectarnos, es decir mejora nuestra comunicación.

3. Iniciamos procesos de transformación. A través del Mindfulness, recuperamos la consciencia y empezamos a auto observarnos para identificar aquellas pautas, reacciones y comportamientos que nos separan de los demás y que debemos corregir.

4. Una alimentación más consciente. Cuando acogemos el estilo de vida Mindfulness se transforman muchos aspectos de nuestras vidas. Por ejemplo la alimentación, pasamos de comer automáticamente a ser conscientes de lo que comemos y de lo que verdaderamente necesita nuestro cuerpo.

5. Actitud Activa frente a nuestra salud. Cuando nos entrenamos en Mindfulness iniciamos el camino de la responsabilidad y nos alejamos del victimismo. Empezamos a escuchar los claros mensajes que a diario nos da nuestro cuerpo. De esta forma somos más compasivos y aplicamos el verdadero autocuidado de nuestro cuerpo.

¿Cuéntanos que haces para estar presente y atento a tu salud en el día?¿Tienes tips o consejos para compartir? ¿Qué haces para alcanzar estados de serenidad y ecuanimidad que ayuden a tu salud?

Comparte tus comentarios a cerca del artículo y si te gustó, compártelo con tus amigos, alguien podría estar necesitando ideas para mejorar su salud.

Hasta pronto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *